Septiembre de 2015

Antes de ponerme en serio con esto de la escritura, leía, leía mucho, pero hasta el verano de 2013 nunca compartí las opiniones de mis lecturas con nadie.
Un día, con una compañera de trabajo, me metí de lleno en la aventura blogger y, al mismo tiempo que mis historias iban tomando forma, comencé a reseñar/comentar en aquel blog lo que leía. Fue una experiencia única. Me ayudó a analizar lo que caía en mis manos, a subsanar algunos de mis vicios de escritora y no solo me enseñó a abrir la mente a nuevos géneros, sino también a compartirlo con otras personas.
Hoy ese blog ha sido desmantelado, pero yo he querido recuperar mis entradas en este pequeño espacio: son un recordatorio de mis comienzos. Las he copiado y pegado por fechas, tal y como fueron escritas, y no he cambiado ni una coma. Así que disculpad si hay errores o mi discurso no es todo lo correcto que debiera: son los comentarios de una novel. Todo lo que encontréis con fecha anterior a septiembre de 2015 forma parte de esa aventura.
Y sigo leyendo, porque la lectura es uno de esos vicios fantásticos del que nunca nadie debería desintoxicarse. Y hasta es posible que actualice y os cuente más cosas sobre lo que leo, aunque sea muy de tanto en tanto.

Fdo. M.C. Sark

domingo, 1 de diciembre de 2013

No reclames al amor - Carla Crespo

Titulo original -No reclames al amor
Autor - Carla Crespo

Categoría: Chick -lit
Editorial - Harlequin Ibérica
Fecha de publicación - Mayo de 2013



Desde que dejó la universidad y empezó a trabajar como agente de pasaje en una línea aérea, el día a día de Tesa transcurre entre retrasos y cancelaciones. Los horarios intempestivos del aeropuerto la agotan, apenas tiene vida social, no llega a mileurista y vive colada por Roberto, un piloto que no le hace ni caso… aun así, es feliz con su rutina.
Un día, tras un desagradable incidente con un pasajero que queda en lista de espera, su pequeño mundo se desmorona. Sin trabajo y sin expectativas de encontrar uno nuevo hace las maletas rumbo a la tierra de las oportunidades. Lo que no sabe es que lo peor está por llegar. Miguel, el encantador y atractivo joven que se ha sentado a su lado en el avión, ¡no es otro que el grosero pasajero del overbooking!
Está dispuesta a olvidarse para siempre de él y a empezar de cero su vida en Boston cuando su nuevo amigo, Simone, lo invita a la fiesta de Halloween y, entonces, sucede lo inevitable: empieza a mirarlo con buenos ojos y donde antes había odio ahora hay ¿amor?
¿Será capaz Tesa de olvidar el incidente que cambió para siempre su vida? ¿Será capaz de perdonar a Miguel?

Este era el último de los libros del paquete que compré en Harlequin y también el que cerraba mi lista de lecturas de Noviembre.
Hice bien en dejarlo para el final, porque me ha dejado un buen sabor de boca. Y ese es el fin que yo busco en una novela de Chick-lit. Que sea fácil de leer, que me distraiga de lo que ocurre a mi alrededor y que me haga esbozar de vez en cuando una sonrisa. Vamos, que tiene que ser como cuando eras peque y te dejaban salir un rato al recreo. Eso mismo.

Nada más empezarlo me sentí un tanto identificada con la protagonista: Horarios terroríficos que te dejan muy tocada la vida social, trabajo poco gratificante cara al público, buenos compañeros de trabajo.... En seguida congenié con ella, porque su realidad se parece mucho al panorama actual y está muy bien definida. 
Normalmente me agobian un poco los libros escritos en primera persona, pero este se lee tan fácil y rápido que apenas te das cuenta.

Por otro lado, es muy de agradecer que la autora se mueva bien en el lenguaje que se utiliza en los aeropuertos. No te atosiga con tecnicismos pero es muy real, lo que consigue meterte de lleno en la historia y ayuda a tu imaginación a volar hasta una terminal, un sin fin de pasajeros que van de aquí para allá y a verte rodeado de las situaciones que alli ocurren.

Quien busque una historia pasional, profunda y sensual que no lo lea. El Chick-lit no es así. Es romántico y divertido.Y este es un buen libro para entretenerse una tarde y desconectar, olvidándote de todo lo que te rodea. Fácil de leer y sin complicaciones. (Ahora que es invierno, con sofá, manta y taza de chocolate...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario