Septiembre de 2015

Antes de ponerme en serio con esto de la escritura, leía, leía mucho, pero hasta el verano de 2013 nunca compartí las opiniones de mis lecturas con nadie.
Un día, con una compañera de trabajo, me metí de lleno en la aventura blogger y, al mismo tiempo que mis historias iban tomando forma, comencé a reseñar/comentar en aquel blog lo que leía. Fue una experiencia única. Me ayudó a analizar lo que caía en mis manos, a subsanar algunos de mis vicios de escritora y no solo me enseñó a abrir la mente a nuevos géneros, sino también a compartirlo con otras personas.
Hoy ese blog ha sido desmantelado, pero yo he querido recuperar mis entradas en este pequeño espacio: son un recordatorio de mis comienzos. Las he copiado y pegado por fechas, tal y como fueron escritas, y no he cambiado ni una coma. Así que disculpad si hay errores o mi discurso no es todo lo correcto que debiera: son los comentarios de una novel. Todo lo que encontréis con fecha anterior a septiembre de 2015 forma parte de esa aventura.
Y sigo leyendo, porque la lectura es uno de esos vicios fantásticos del que nunca nadie debería desintoxicarse. Y hasta es posible que actualice y os cuente más cosas sobre lo que leo, aunque sea muy de tanto en tanto.

Fdo. M.C. Sark

viernes, 30 de octubre de 2015

Tú en la sombra - Marisa Sicilia

Marisa Sicilia tiene una especial sensibilidad a la hora de poner en palabras sus historias.
Esta vez se aleja de los suntuosos salones de los palacios de Francia, de las austeras y frías estancias de Svatge, y de los elegantes interiores del Hollywood de los años 50, para meternos de lleno en el Madrid más actual, ambientando de forma ejemplar el día a día de los juzgados de la capital.

Tuve la oportunidad de leer este manuscrito mucho antes de que fuera publicado. Sí, envidiadme, fui una de las privilegiadas que lo tuvo entre las manos antes de que saliera al mercado, de ahí que la autora me haya incluido en los agradecimientos. Honor que no merezco porque me limité a leer y confirmar entusiasmada, que la novela me encantaba. Y, bueno, ahora pensaréis que lo que voy a contaros del libro no tiene gran valor, ya que soy una fan convencida, pero quitadle la pasión a mis palabras y solo tendréis la verdad.

En esta segunda relectura, tras su publicación, he tenido la oportunidad de leerla sin prisas, observando todos los matices, recreándome en los detalles y dejándome llevar por el elegante y preciso lenguaje que utiliza Marisa. Eso precisamente es algo que siempre me ha llamado la atención: el concienzudo uso que hace de las palabras. Esa elección del adjetivo perfecto, sin recargar, sin que el texto parezca complicado, falso, amanerado... Esa delicadeza para narrar. Esta mujer es capaz de contarte una escena sórdida sin caer en la vulgaridad y lo ordinario.
"Tú en la sombra" es una historia de rabiosa actualidad. Casi podría decir que parece sacada de algún periódico, o que es algo que le ha pasado a tu vecina. Y es que Marisa le da a sus novelas ese punto de credibilidad que las hace cercanas y accesibles. Da igual que estés en Hollywood o París, ella consigue llevarte a su mundo con excesiva facilidad (otra vez volvemos al uso magistral del lenguaje).

Como ya había leído la novela, me sorprendió cuando apareció la sinopsis, porque quizá hace demasiado hincapié en algo que no es trascendental en la historia.

Jorge es un abogado brillante. Saca adelante su bufete, trabaja sin descanso en los casos más complicados, es extremadamente responsable y, cuando acaba el día, se pone al límite en el gimnasio, entrenando y golpeando el saco de boxeo hasta agotar todas sus fuerzas. Algunas veces el entrenamiento funciona. Otras, nada ni nadie puede apartarlo de esa pulsión que lo lleva a lo más oscuro: su adicción al sexo rápido con desconocidas. Un aseo público, un parque, un reservado... Es su oscuro secreto, eso que intenta mantener a raya durante todo el día para que no acabe devorándolo. Jorge, el depredador con sonrisa irresistible, el que logra vencer las defensas de cualquier mujer... Aunque esto no es del todo verdad: hay una que se le resiste. Irene Ávila. La joven e implacable juez Ávila, de carrera meteórica, temida y respetada a la vez. La que se pasea por los juzgados sin mirar a nada ni a nadie, concentrada en su trabajo, bella y distante, escudada tras sus gafas negras. Inalcanzable, como si fuera un reto a la medida de Jorge.


Hasta que un cambio de última hora convierte a Irene en la encargada de instruir la demanda de un cliente vital para el bufete. Entonces una sospecha que no ha sido capaz de apartar resurgirá con fuerza. Jorge cree reconocer en ella a esa mujer que un día le entregó su cuerpo sin miramientos, sin límite alguno, en la absoluta oscuridad de un club de intercambio. ¿Se trata acaso de la misma mujer? ¿Tiene Irene una doble vida? ¿Será capaz Jorge de seguirla hasta el centro de esa sombra que amenaza con engullirlos a ambos?

La mención a los clubes de intercambio puede haceros pensar que la novela es más erótica que otra cosa, o que va a desarrollarse en otro tipo de escenarios y, desde luego, no es así. Los dos tienen un pasado que les hace llegar a esa situación, pero no es determinante. Por el contrario su trabajo y los juzgados sí tienen protagonismo. Su relación discurre paralela a un proceso judicial en el que ambos se ven involucrados: Jorge es el abogado defensor e Irene el juez.


¿Qué os puedo contar de los personajes?
Aunque la ambientación y la documentación son impecables, bajo mi punto de vista, la personalidad que le da a los protagonistas es el punto fuerte de Marisa. Ante todo son gente de verdad, con reacciones creíbles: en ningún momento ves su comportamiento excesivo. Todo tiene un cómo y un por qué y está perfectamente definido.Y claro, si el personaje cala en ti... Le "ves", le "escuchas" y le "sientes" sin problemas.

Los acontecimientos que rodean al juicio van marcando, en cierta medida, el ritmo de la trama. Son, como me dijo Lidia del blog "Cielos de papel", como pequeños asaltos de boxeo. Mientras lees vas sintiendo como Jorge, en cada uno de ellos, va ganando puntos con Irene, aunque ella también se lleva algún que otro asalto, pero al final no hay un K.O. técnico, es más una rendición. La rendición de Irene.

En fin, puede que no te llame la temática, puede que no quieras saber nada de picapleitos y juzgados, pero os aseguro que la historia merece la pena.

Esta tarde, Marisa va a tener su primer asalto con el público: La presentación de una novela. No es esta, aunque creo sinceramente que ya llegará su turno, es con "La dama del paso" y desde aquí quiero desearle mucha suerte y, sobre todo, que los nervios la dejen disfrutar.
Un abrazo, sigue escribiendo y regalándonos historias como esta.

M.C. Sark.

No hay comentarios:

Publicar un comentario